¿Conoces las obligaciones fiscales para autónomos?

¿Conoces las obligaciones fiscales para autónomos?

Los trabajadores autónomos tienen un régimen fiscal distinto al de las empresas o al de los trabajadores por cuenta ajena. Es por ello fundamental conocer qué obligaciones fiscales se han de cumplir cuando nos decidimos por empezar un negocio propio.

Alta en Hacienda

Los autónomos deberán darse de alta a través de los modelos 036 o 037 en el Impuesto de Actividades Económicas. Deberán, por tanto, cumplimentar alguno de estos modelos con los datos personales del autónomo, la actividad que se va a llevar a cabo y el lugar en el que se va a desarrollar.

Además, el alta en Hacienda deberá tramitarse antes de comenzar a desempeñar la actividad profesional, como máximo 60 días antes del comienzo de la misma.

Alta en la Seguridad Social

Los autónomos deberán darse de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos de la Seguridad Social. Para ello, se ha de presentar el impreso TA.0521 en una oficina de la Tesorería General de la Seguridad Social, al cual se deberá adjuntar una fotocopia del DNI o el NIE y el documento que refleja el alta en Hacienda.

El alta en la Seguridad Social deberá tramitarse antes de comenzar a desempeñar la actividad profesional, en un plazo de 30 días desde que se ha gestionado el alta en Hacienda.

Impuestos que el autónomo ha de pagar

Los trabajadores autónomos deberán tributar por algunos impuestos. Son los siguientes:

  • Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas o IRPF: los beneficios que obtenga el autónomo como consecuencia de su trabajo deberá tributarlos por el IRPF a través del modelo 130. El trabajador autónomo podrá elegir entre el Régimen de Estimación Directa Simplificada, el Régimen de Estimación Directa Normal o el Régimen de Estimación Objetiva. Se deberá tributar trimestralmente por este impuesto.
  • Impuesto sobre el Valor Añadido o IVA: el autónomo deberá pagar a la Agencia Tributaria la diferencia entre el IVA repercutido que se haya a los consumidores finales y el IVA que haya soportado el autónomo al comprar a sus proveedores. Esto se hará a través del modelo 303. De esta forma, los autónomos hacen las veces de intermediarios entre Hacienda y el consumidor final. Como ocurre con el IRPF, este tributo se deberá pagar de forma trimestral.

Sin duda, cuando decidimos embarcarnos en la aventura que es emprender y montar una empresa o negocio propio es fundamental conocer todas las obligaciones fiscales que vamos a tener para ahorrarnos futuros problemas con Hacienda o con la Seguridad Social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.